Post de 02 de Febrero de 2019

¿Qué es la reutilización de agua?

imagen portada http://www.aedyr.com/media/files/reutilizacion-agua.jpg

La reutilización de agua es el proceso que permite volver a utilizar el agua que ha tenido anteriormente un uso municipal o industrial. Para poder ofrecer este segundo uso útil a estas aguas es necesario aplicar un tratamiento adicional al tratamiento convencional de depuración. Las aguas tratadas para su reutilización se denominan aguas regeneradas.

En los sistemas de abastecimiento de agua convencional municipal, el agua de un río, lago o acuífero se trata para cumplir con los estándares de agua potable antes de distribuirse para todos los usos. Una vez que el agua es usada, se convierte en agua residual. Las aguas residuales son conducidas a una estación depuradora de aguas residuales (EDAR) donde son tratadas en diferentes fases antes de volver a ser vertidas al medio.

La depuración de aguas residuales de uso doméstico es necesaria para proteger la salud y el medio ambiente, ya que contienen contaminantes como microorganismos, patógenos, nutrientes, químicos y materia orgánica.

Las aguas residuales industriales, aunque son muy variadas dependiendo de la industria y el uso que hayan tenido, pueden contener sustancias tóxicas de naturaleza orgánica e inorgánica, metales pesados, hidrocarburos y otros compuestos tóxicos. Con frecuencia las aguas residuales industriales son depuradas en las propias instalaciones industriales. Aunque también pueden ser depuradas en las EDAR. En este segundo caso es habitual que su composición obligue a un tratamiento previo en la instalación industrial antes de ser conducidas a la planta depuradora.

Las aguas residuales, tanto municipales como industriales, una vez que han pasado por las diferentes fases del proceso de depuración, son mayormente vertidas al medio natural. Sin embargo, cada vez es más habitual su reutilización y todo apunta a que en el futuro, el agua regenerada será mucho más utilizada.

Para que su reutilización sea posible deben recibir tratamientos adicionales. Estos tratamientos pueden usar distintos procesos tecnológicos o la combinación de varios de ellos. La elección de éstos depende de factores como contaminantes específicos, cantidad o calidad de aguas residuales entrantes, el uso posterior previsto del agua, los costes y otros factores como el uso de energía y las opciones disponibles para la eliminación de los desechos.


Procesos de reutilización de agua

Actualmente se pueden clasificar los procesos de reutilización más comunes en 4 tipos:


- Reutilización básica: está basada en tratamientos biológicos secundarios para la reducción de materias en suspensión y la eliminación de nutrientes como el nitrógeno y el fósforo.
 
 
- Tratamientos terciarios: son los tratamientos en los que además de la reutilización básica, se añade un proceso de filtración para eliminar mayor cantidad de materias en suspensión y posteriormente se realiza un proceso de desinfección.  En este tipo de proceso también podríamos incluir los Reactores Biológicos de Membranas (MBR) que combinan el tratamiento biológico y la filtración en la misma etapa de tratamiento
 
 
- Tratamientos terciarios avanzados: son los tratamientos que además de incluir los dos anteriores, añaden también Oxidaciones Avanzadas (AOP) y posteriormente una etapa de absorción de los subproductos generados.
 
 
- Tratamientos multi-barrera, multi-membrana o triple-barrera: estos tratamientos de reutilización incluyen etapas de Micro o Ultra-Filtración, Nano-Filtración u Ósmosis Inversa, seguidas de una Desinfección o AOP.



Regulación y usos del agua reutilizada

La reutilización de las aguas depuradas tienen regulaciones diferentes en distintos países del mundo. En algunos países, sus usos pueden llegar a ser para abastecimiento, en cambio, en otros sólo está permitido para usos industriales o agrícolas. En cualquier caso, la regulación de reutilización de agua tiene algo en común a nivel mundial: ésta debe cumplir unos exigentes criterios de calidad.

En España la reutilización de las aguas depuradas está regulada por el Real Decreto 1620/2007, de 7 de diciembre y para poder hacer uso de aguas regeneradas el organismo de cuenca deberá obtener permiso, así como una aprobación previa de las autoridades sanitarias.

Los criterios de calidad de las aguas regeneradas en España varían según sus usos posteriores, que también quedan detallados en dicha ley. Actualmente el agua regenerada puede utilizarse, por ejemplo, para riego de zonas verdes urbanas, limpieza de calles, sistemas contra incendios, lavado industrial de vehículos, riego agrario, refrigeración y condensadores evaporativos industriales, aguas de diversos procesos industriales, recarga de acuíferos… y está prohibido su uso para el consumo humano, en instalaciones hospitalarias y sanitarias, en piscinas o fuentes y ornamentos en espacios públicos o interiores de edificios públicos.



*Además del término reutilización también puede encontrarse el término reúso. El diccionario de la Real Academia Española admite ambas acepciones como sinónimas y, por lo tanto, se pueden usar indistintamente. En AEDyR utilizamos más habitualmente reutilización, como demuestra su uso en el
nombre de nuestra asociación.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Haz click en ek botón para aceptarlas.
Política de cookies